En este vídeo veremos a un chico al que le rodean mas o menos unas cuarenta pollas de todos los tamaños, blancas y negras, y su deber será chuparlas y metérselas hasta la garganta hasta que se sacien. El chico empieza bien, coge una y se la mete en la boca, la lame, la chupa, la deja bien calentita. Luego le llega otra, luego dos de golpe y con una en cada mano se las va turnando, pero se las apaña muy bien. Ojalá yo también pueda tener tantas pollas rozándome la cara algún día

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?