bukkake entre amigos relato erotico

Clara se colocó en el centro de todos nosotros, mientras nos pajeábamos sobre su preciosa carita. Ella estaba totalmente receptiva a recibir directamente nuestros lefazos sobre su cuerpo desnudo, y mientras se masturbaba con los dedos de una mano, con la otra nos pajeaba y nos comía la polla como si no hubiera un mañana. Parecía que nunca tenía ración de polla suficiente, y a veces se las comía hasta a pares. Estaba decidida a darnos todo el placer posible, y vaya si lo conseguía.

Poco a poco, veía como mis colegas se iban corriendo sobre su cara, cuello y tetas, cubriéndola totalmente de una película de semen caliente y espeso. Pequeños hilos goteaban a través de su cuerpo desnudo, llegando a rozar sus pezones rosados y totalmente erectos. Esa era una muestra de lo mucho que estaba disfrutando Clara de aquel bukkake.

Todo había empezado casi como una broma, al sugerir yo mismo que qué le parecería si todos nosotros nos corriéramos sobre su cuerpo desnudo. Ella aceptó desde el principio, aunque no sabíamos si nos estaba vacilando o hablaba en serio. En cuestión de segundos, ella misma nos agarró nuestros paquetes con sus manos y empezó a frotar nuestras pollas a través del pantalón. Entonces nos dimos cuenta de que ella estaba tan entregada como nosotros en este juego erótico, así que continuamos hasta vernos mis cinco amigos y yo completamente desnudos y masturbándonos alrededor de ella.

Desde luego, Clara era una preciosidad de mujer que nos traía locos a todos. Tenía ese carácter espontáneo que tan cachondos nos pone a los hombres, y hablar con ella era como tratar con un igual. Además, su culito respingón, un buen par de tetas bien puestas y una belleza cautivadora eran el colofón final para poder meter a Clara dentro de la categoría de “tía buena”. Aunque algunos no lo confesaran, todos estábamos obsesionados con ella desde el primer día en el que la conocimos.

Nosotros seguíamos dale que te pego al asunto, golpeando con nuestras pollas duras el precioso rostro de Clara, que chupaba como si le fuera la vida en ello. Ya sólo quedábamos dos chicos para descargar encima de ella, así que decidió meterse una polla en cada lado de su boca y succionarlas de un lado a otro a una velocidad de vértigo. Tan bien lo hacía, que era inevitable que nos acabáramos corriendo en cuestión de segundos, con aquella demostración de destreza bucal. Pues dicho y hecho. Primero fue mi gran amigo Carlos, el que no pudo aguantar más y se corrió dentro de la boquita de Clara. Ella saboreaba cada chorro de lefa que le caía en los labios, y se los relamía del gusto. Verla en esa actitud me puso como una moto, y yo también acabé corriéndome en toda su cara. Mi chorro de semen salió disparado con tanta fuerza que quedó repartido a lo largo y ancho de su rostro. Utilizando mi propia polla, fui acercando cada resto de lefa sobre su cara hasta su boca, para que ella pudiera lamer con su lengua y tragárselo todo.

Tras el bukkake, Clara se levantó y se fue hasta el lavabo para limpiarse de todo lo que habíamos expulsado sobre ella. La verdad es que había sido una pasada aquel bukkake inesperado, y con cierta incertidumbre y vergüenza, fuimos vistiéndonos hasta hacer ver que ahí no había pasado nada. Sin embargo, sí que había pasado. Y yo me moría de ganas de repetir la experiencia de nuevo en cualquier otro momento.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?