Esta simpática camarera se ofrece para llevar a su cliente al hotel y acaban echando un caliente polvo. Armando, el cliente, no puede resistirse ante los encantos de la camarera mexicana y le come toda la rajita para dejársela bien húmeda y clavarle la verga hasta el fondo en distintas posiciones.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario