comiendole coñito novia parte 2 relato erotico

Ahora era Sofía la que se preparaba para darle placer a su novia utilizando solamente su lengua. Así que se lamió los labios sólo de pensar en lo apetitoso que resultaba el dulce coñito de Laura. Le encantaba lamerlo de forma suave y constante, recreándose en su sabor y sintiendo el calor que proyectaba en su boca. También disfrutaba siendo la última a la hora de hacer el cunnilingus, porque una vez ya había llegado al orgasmo, le gustaba centrarse por completo en que su pareja disfrutara tanto como lo había hecho ella. Por eso mismo se mentalizó para dedicarse a estimular el clítoris de su pareja como solo ella se merecía.

Empezó abriéndose paso entre los labios vaginales de Laura. Jugueteaba con ellos y los succionaba fuerte a modo de juego preliminar para lo que vendría después. Disfrutaba viendo las caras de gozo que ponía su novia con cada lametazo que ella le metía entre las piernas. Su coño era una verdadera obra de arte, y ella estaba allí única y exclusivamente para adorarlo y succionarlo por completo. Colocó su boca sobre su vagina y empezó a hacer vibrar su garganta. Sabía que aquel pequeño movimiento el interior de Laura era capaz de excitarla hasta límites insospechados. Era como si una fuerza misteriosa acariciara todos y cada uno de los recovecos de su interior, elevándola al más alto de los placeres jamás conocidos.

A Laura se le estaba empezando a erizar la piel de lo cachonda que estaba. Sus pezones se endurecían, su cuerpo se tensaba y relajaba por momentos, y su vagina se contraía con cada lametón que le pegaba su novia. Era una maravilla sentir su boca, y en especial su lengua, ahí abajo, excitándola sin parar. Justo entonces, empezó a rozar con la punta de su lengua el clítoris de Laura, sumiéndola en un placer indescriptible. Ella sabía muy bien como estimular aquel punto erógeno de la mujer, ya que eran muchos años de práctica a la hora de comer coños ajenos. Frotaba con un ligero toque aquel botón mágico, provocando en Laura los gestos de placer más sonoros y espectaculares jamás vistos. Gritos y gemidos se fundían entre el fuerte ruido de succión que hacía Sofía.

Y por fin, llegó el momento esperado por ambas. Laura se corrió como nunca antes lo había hecho, expulsando un líquido semitransparente a través de su vagina. Algunas veces, en momentos de máximo placer, Laura había sido capaz  de expulsar fluido vaginal en el momento del orgasmo, lo que comúnmente se llama squirting. Sin embargo, aquella vez la corrida había sido explosiva, cubriendo el rostro de Sofía por completo. La joven se relamía para sentir por completo la corrida de su novia sobre su cara. Tenía un sabor algo salado, pero a ella le sabía a auténtica gloria bendita.

Una vez finalizado el cunnilingus, Laura secó con su mano el rostro de su novia, y ambas se rieron en un momento cómplice de lo más hermoso. Entonces Sofía le dijo:

– Me ha encantado probar tu eyaculación vaginal, cariño. Te has corrido como nunca antes lo habías hecho.

– Lo sé, Sofía. Eso lo has hecho tú, que lo sepas. Nunca nadie me había comido el coño como me lo has comido tú esta noche. – afirmó Laura, tras lo cual ambas se fundieron en un abrazo lleno de amor.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?