Cuando tienes un cuerpazo como el de Karmen, sabes que puedes conquistar a cualquiera. Si además tienes su carita de viciosa, sabes que una mirada basta para enamorar. La morenaza exhibe su cuerpo al solecito y se empieza a calentar, pero cuando en realidad se pone a cien es cuando tiene una polla delante.  Se arrodilla y se la mete en la boca para comenzar a darle placer del bueno. Le llega hasta la tráquea y ambos lo disfrutan. Pero el verdadero show llega cuando se ponen a fornicar, cómo se mueve este pibón. Para culminar la función, no esperábamos nada menos que un lefazo en la boca…y no decepcionan.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario