beso

Eva está casa con un tío de origen tirolés, y cada primavera, cuando llega el buen tiempo, hacemos una fiesta en el jardín de su casa. Yo voy porque soy su mejor amigo desde siempre, pero no es que me apasionen estas fiestas de tono folclórico, HASTA AHORA, porque este año ha sido diferente.

Esta vez vino Lucy, una amiga del marido que quiere conocer España y que quiso apuntarse a la fiesta para ver como lo hacíamos por aquí. Trajo un montón de cerveza y la verdad es que estaba muy buena… la cerveza, digo. Pero ella también. Empezamos a beber todos más de la cuenta, y Peter (el marido de Eva) aprovechó y trajo de la bodega algunos licores típicos de la zona.

Estabamos totalmente bebidos cuando uno de nosotros empezó a pedir que jugásemos a algo. Y así lo hicimos, montamos una especie de juego de la botella pero con tres botellas: en una estaban todos nuestros nombres, en otra partes del cuerpo y en la otra, acciones. Las acciones eran variadas, desde las más pueriles como un beso o una caricia a otros ya más desenfadados como lametazo o succión. La cosa no era para tomársela a broma, porque entre las partes del cuerpo había cosas como culo, coño o polla. ¡Y eso que apenas nos conocíamos! el alcohol, madre mía, lo que nos hace hacer…

Casualmente el primer turno salió bastante light. Juan, uno de los que estábamos allí, tenía que lamer el cuello de Eva. Peter no pareció para nada enfadado, al contrario, quería más, quizá era el que estaba más animado. Me tocó tirar a mi y justamente me salió Peter. Ponía que tenía que darle un beso en la polla, pero me dió tanto reparo que le pedí que por favor no se quitara los calzoncillos. Así pues, se bajó el pantalón tirolés y me acerqué y le besé el torpedo. Hasta aquí bien, aunque todos me gritaron UHHH UUUHH COBARDEEE y Peter, muy animado, una vez le había besado y apartado se acabó de bajar todo para mostrarnos su verga… madre mía. Y Eva dándole un beso y diciéndome que era ASÍ como se tenía que jugar… jeje.

Y ahora era el turno de Eva. Le tocó BESO – CULO – LUCY.

Pensé que haría como yo y se lo daría por encima de la ropa, pero no. Lucy parecía muy excitada y se subió encima de la mesa. Se quitó las bragas y se subió la falda para gritarle a Eva que viniera a darle lo suyo… y my god! que la tía no le dió un beso en el cachete, no! le metió toda la lengua en el agujero!

Joder, eso ya era el desmadre total. La fiesta de los límites rotos, allí todo el mundo lo daba todo y esto ya no podía frenarse. Seguimos jugando y cada vez fuimos más allá, hasta que al final acabamos montando una orgía allí mismo en el jardín, con los seis o siete que éramos y todos mojando en cualquier trozo de carne que quedase libre. Fue una de las mejores fiestas de mi vida!

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario