lesbianas follando con un strap on relato

Aquellas dos jovencitas estaban a punto de embarcarse en una aventura sexual de las que hacen época. Llevaban varios meses manteniendo sexo entre ellas de forma habitual, pero por fin se habían atrevido a dar el paso e incluir en sus festivales sexuales un juguete erótico que les iba a cambiar sus vidas completamente. El aparato en cuestión se trataba de un Strap-on o arnés para chicas, que no deja de ser un pene de plástico enganchado a una correa para ponérselo en la cintura y que una mujer también pueda ser capaz de penetrar a otra sin ningún tipo de problema. Desde luego, la noche prometía con sólo pensar en lo mucho que iban a disfrutar ambas de aquel trozo de plástico duro y erecto.

Nada más llegar a casa, las dos desembalaron el producto. Anteriormente ya habían acordado quién iba a ser la activa y quién la pasiva durante la relación sexual, así que se pusieron manos a la obra enseguida y sin perder un segundo de su tiempo. Empezaron a desnudar sus preciosos y estilizados cuerpos, dejando al descubierto sus prominentes pechos. Frotaron el Strap-on contra ellos, para comprobar su dureza y a la vez excitarse sus pezones mutuamente. El tacto era tan agradable, que enseguida se empitonaron la una a la otra, poniéndose éstos duros como una piedra. Entonces frotaron sus pezones entre ellos, notando cada una de ellas el pecho de su compañera frente al suyo. Era una sensación tan erótica que no existen palabras en el mundo para describirla y no quedarse corto.

Una vez completados los juegos preliminares y al estar la situación suficientemente caldeada, empezaron con la penetración en sí. La folladora se ató el arnés a la cintura, comprobando que le encajaba tremendamente bien, como si de un guante se tratase. Untó un poco de lubricante en la punta de su nuevo pene de goma y empezó a penetrar a su compañera de forma suave y delicada al principio, para luego ir acelerando el ritmo. Cada vez que una entraba en el cuerpo de la otra, ambas se excitaban enormemente. Era una delicia poder follarse entre ellas y notar cómo su cuerpo invadía por completo el de la otra chica.

Llegó el momento en que se cambiaron los roles, y la activa pasó a ser follada sin piedad por su novia. Cuando llevaban ya un rato de penetración vaginal, decidieron añadir un toque extra de excitación y fantasía, y probaron el sexo anal con el Strap-on puesto. Al principio la cosa se resistía, pero al cabo de pocos segundos, el pene de plástico entró hasta el final y sin ningún tipo de problema. La chica a la que le estaban dando por culo tenía la mirada perdida del placer obtenido, y la mandíbula desencajada por la excitación. Por fin podía ser penetrada desde cualquier posición por su novia, y aquella noche de sexo se estaba convirtiendo en uno de los mejores polvos de toda su vida.

En pocos minutos, orgasmos vaginales y anales se juntaron al mismo tiempo, viviendo así un momento muy cachondo para sus protagonistas. Sus cuerpos se contraían de placer, sus caderas se estremecían con cada sacudida, y sus labios se juntaban entre sí para culminar el sexo en un gran beso que pondría punto y aparta a esta noche sin control Porque si había algo en lo que ambas coincidían, es que este nuevo juguete sexual les iba a acompañar de ahora en adelante en todas sus sesiones de sexo lésbico.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario