relato erotico linea caliente claudia

-Línea caliente de Claudia. Hola guapo. ¿Cómo te llamas?

– Mmm, Roberto. ¿Y Tú?

– Yo me llamo Claudia. Encantada, Roberto. Dime, ¿qué es lo que te gustaría hacer conmigo en estos momentos?

– Pues me gustaría tener sexo contigo ahora mismo, la verdad.

– Uff, que cachonda me está poniendo tu voz. Pues mira, ahora mismo estoy tumbada en mi cama y sólo llevo puesto unas braguitas y un sujetador de encaje negro. ¿Quieres que me los quite?

. Sí, por favor. ¿Puedo quitártelo yo?

– Claro, cariño. Pero tendrás que hacerlo con tus dientes. ¿Crees que serás capaz de hacerlo? Me pondría muy cachonda si lo hicieras.

– Sí, por supuesto. Me encantará hacerlo.

– Pues desnúdame y empieza a tocar mi suave y delgado cuerpo con tus manos. Quiero que me folles como nunca antes me habían follado. ¿Estás empalmado?

– Muy empalmado, cariño. Tengo la polla a punto de explotar. Te la voy a meter tan adentro que te vas a quedar abierta durante un mes.

– Jiji, que divertido eres, Roberto. Me gusta lo que me dices. Estoy totalmente mojada y preparada para que me la claves. Quiero que me agarres las tetas con tus manos, que las disfrutes porque son todas para ti. Me encantaría que me chuparas los pezones con tu lengua y jugaras con ellos como sólo tú sabes hacerlo. ¿Me harías ese favor?

– Claro, preciosa. Por ti haría lo que tú quieras. Ahora mismo me estoy pajeando con sólo ir tu dulce voz. ¿Tú también te estás tocando, Claudia?

– Sí, Roberto. Estoy notando todo el calor de tu polla dentro de mi coñito hambriento. Al principio me asusté al verla tan grande, pero ahora me entra perfectamente. Fóllame, Roberto. Fóllame hasta hacerme trotar sobre tu cuerpo. Quiero que me folles como nunca antes me había follado nadie. Quiero convertirme en tu esclava sexual para que me tengas siempre a tu disposición y me hagas sentir mujer en todo momento. Vamos, Roberto. Sólo tú puede saciar mi sed de sexo que me embarga todo el cuerpo.

– Buff, Claudia. Me la estás poniendo súper dura. No paro de cascármela con todo lo que me dices.

– Sigue así, Roberto. Sigue follándome sin parar. Quiero que notar todo tu cuerpo sobre el mío. Sentir tu calor y tu respiración en mi oído. Estoy a punto de tener un orgasmo, está a punto de venirme. Qué buen polvo me estás echando, Roberto. Por favor, no pares y sigue el ritmo hasta hacerme enloquecer de placer. ¿Cómo vas tú?

-Brff, estoy a punto de correrme, preciosa. Voy a correrme dentro de ti y llenarte de toda mi lefa. ¿Vale, preciosa?

-¡Sí! Sí, lléname toda con tu leche caliente. La necesito en mi cuerpo más que nada en el mundo. ¡Vamos! Me corro… Me corro, Roberto. Me voy, me voy…

-Argh! Sí! Toma, nena. Todo para ti. Buff, me voy a correr muchísimo. Toma, toda mi leche calentita para ti. ¡Me corro, me corro, me corro!

Joder, Roberto, ¡Qué bien follas! Estoy deseando volver a tener un momento íntimo contigo. Ya sabes dónde estoy, así que aquí te espero para volver a vivir contigo una nueva sesión de sexo sin límites.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?