Paseando por su barrio en bicicleta se encuentra a un vecino que no esta nada mal. Es un negro musculoso que la invita ir a su casa y ella accede de con mucho gusto. Una vez allí, lo sorprende saliendo en lencería del baño y a el se le pone muy dura de verla así. Ella se pone encima y le saca las grandes tetas gordas que tiene y él le chupa los pezones, pero tiene más ganas de chupar más cosas así que la deja sin bragas y le hace un húmedo cunnilingus un largo rato. Después de comer le mete su polla grande hasta el final de su coñito haciendo que disfruten los dos de placer.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?