pillados haciendo trio playa relato erotico

Buscamos un lugar apartado de la costa para poder dar rienda suelta a nuestra pasión sexual. Éramos dos chicos y una chica, pero aquello no fue ningún impedimento para que ella aceptara follar con nosotros dos. Se lo propusimos con algo de vergüenza, pero enseguida nos demostró que ella misma también estaba deseando acostarse junto a nosotros dos y formar así un trío sexual la mar de apetecible. La verdad es que hacía ya días que sentíamos una atracción hacia ella, y por lo visto este sentimiento también era recíproco. Por eso mismo nos alejamos un poco de la multitud y nos plantamos en una punta de la playa, protegidos por varias rocas de las miradas indiscretas de la gente.

Una vez seleccionado el sitio, plantamos las toallas y nos empezamos a desnudar. Mientras nosotros nos quedamos en bañador, ella se quedó en bikini. De repente se quitó la parte de arriba y nos enseñó sus grandes tetas suaves y turgentes. Era una gozada poder verla haciendo top less sin ningún tipo de vergüenza. Nos quedamos mirándola como embobados hasta que despertamos y decidimos pasar a la acción. Uno a cada lado, le tocamos los pechos con nuestras manos hasta sobárselos por completo. Ella parecía encantada con la idea de tener a dos hombres a su entera disposición. Nos los demostró cuando, sin previo aviso, se quitó la parte baja del bikini dejándonos ver su coñito depilado, se abrió de piernas, y nos pidió que le folláramos los dos al mismo tiempo.

Nos pusimos de inmediato manos a la obra. Ella se puso a cuatro patas, y mientras mi amigo se la jincaba desde abajo, yo le petaba el culito desde atrás. No me costó nada meterle la polla por el culo, por lo que seguramente no era la primera vez que se dejaba petar el cacas. Parecía una viciosa de mucho cuidado, y nosotros pensábamos aprovechar la situación al máximo posible. Cada vez que le penetrábamos, ella gemía como una perra en celo. Se notaba que estaba disfrutando de todo aquello tanto o más que nosotros, que ya es decir.

No teníamos ni idea, pero mientras nosotros estábamos centrados en hacer un trío, alguien nos estaba espiando a través de las rocas de la playa. Cámara en mano, aquel desconocido estaba registrando en vídeo todos nuestros movimientos, creando así un video porno exterior de lo más real. Sin embargo, nosotros seguíamos a lo nuestro, entregándonos al placer y al vicio más puro. Lo único importante en aquel momento era darle a aquella zorrita su ración de polla que tanto nos estaba pidiendo, y vaya si se la íbamos a dar. Hasta el fondo se la metíamos cada vez que le penetrábamos con más y más intensidad. Era inevitable que, de un momento a otro, alguno de los tres experimentara el placer más puro y se corriera de gusto ante tal escena. Sin duda, estábamos protagonizando uno de los momentos sexuales más calientes y eróticos de toda nuestra vida.

Continuará…

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?