En cuanto se tiene que rodar una escena con pollas negras, Kagney Linn Karter salta la primera para ofrecerse voluntaria. Por todos es sabido que es una fanática de estos cachos de carne enormes y que en cuanto los ve va directa a metérselos en la boca. La diferencia con los perritos calientes es que estos se los mete en algún sitio más…

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?