En los trabajos pasamos muchas horas, casi más horas activos que en nuestra propia vida personal durante la semana por eso es donde acabamos teniendo más historias personales y aventuras. Eso es lo que le pasa a esta secretaria rubia preciosa que de tantas horas que ha pasado en el despacho con su jefe le acabado afectando lo que se le llama la erótica del poder y de la admiración por su jefe ha pasado a la obsesión. Por eso la muy zorra se viste muy provocativa a diario para que el viejo de su jefe se vea obligado a fijarse en ella y se ponga bien cerdo imaginando esas bragas mojaditas debajo de su falda algo que aprovecha para comprobar a ultima hora del día quitándoselas y penetrándola bien fuerte sobre la mesa de su despacho.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?