sexo contorsionista relato erotico

Clara era una chica que trabajaba como acróbata, trapecista y contorsionista en una de las mejores compañías de circo de todo el país. Su técnica era impecable, y por eso mismo se había ganado un puesto de honor dentro de su profesión. Sin embargo, ella no tenía mucho tiempo para socializar y salir de fiesta con sus amigas. Por eso mismo, Clara llevaba ya varios días sin follar, y las ganas de sexo apretaban cada vez con más fuerza. El trabajo no le dejaba mucho tiempo libre y era difícil conocer a chicos al estar siempre tan ocupada. Aunque la ventaja de estar viajando siempre le permitía de vez en cuando hacer alguna escapada y conocer a gente de todos lados.

Ese día, Clara no trabajaba porque tenía el día libre. De modo que se puso un vestido ceñido que dejara ver su tremenda figura de infarto y salió de caza en busca de un hombre con el que disfrutar de una noche loca de sexo y perversión. Con aquel par de tetas bien jugosas y grandes, ese cuerpo atlético y elástico perfeccionado a base de trabajo, y su belleza innata, estaba claro que aquella noche Clara iba a triunfar por todo lo alto.

No le costó mucho encontrar a su compañero de sexo. Se trataba de un chico alto, guapo y fibrado. Sin duda, harían una pareja explosiva en la cama, consiguiendo elevar la temperatura del ambiente en cuestión de segundos. Un par de copas y miradas de deseo fueron suficientes para crear el ambiente idóneo y terminar abrazados y besándose sin parar. Se enrollaron y empezaron a meterse mano con unas ganas locas. Era evidente que necesitaban culminar aquel calentón con un buen polvo en condiciones, así que se fueron rápidamente a casa de él para rematar la faena.

Nada más llegar, se lanzaron sobre el sofá y empezaron a desnudarse con una ansia viva. Clara estaba tan cachonda que no pude resistirse y arrancó literalmente la ropa del chico, lanzándola hasta la otra punta de la habitación. Semidesnudos, frotaron sus cuerpos y Clara notó que él estaba totalmente empalmado y listo para la acción. Así que le bajó los pantalones y empezó a mamarle la polla con verdadera locura. Aquella mamada fue sólo el calentamiento previo de lo que iba a venir a continuación: una follada de aquellas que hacen historia. Seguro que ninguno de los dos iba a olvidar aquel momento tan caliente y excitante para ambos.

Clara demostró a aquel tío todo lo flexible que podía llegar a ser. De modo que se tumbó sobre la cama, se abrió de piernas y las puso detrás de su cabeza. Su coño quedó totalmente abierto y listo para ser follado sin piedad. El chico alucinó con lo que estaba viendo. Nunca antes abría vivido algo así, de modo que aprovechó la oportunidad y empezaron a follar a saco. Clara podía notar su polla entrando hasta el fondo de su coñito, y él se recreaba tocándole las tetas lamiendo su boca en todo momento. Era un momento de lo más excitante, que finalmente culminó en un orgasmo que hizo vibrar la cama de arriba abajo. Sin duda, había sido un polvo totalmente increíble y lleno de morbo y pasión.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?