sexo profesora cachonda parte 2 relato erotico

Desde aquel polvo que eché con mi profesora de Geometría, no había vuelto a tener clase con ella. No me había quedado del todo claro si nuestro arrebato de pasión y lujuria se debía a la fogosidad del momento, o simplemente se le podía considerar como un “trabajo extraescolar” para que me subiera la nota del último examen. Sea como fuere, yo seguía excitándome cada vez que pensaba en ella, y no veía el momento de volver a tener un encuentro íntimo junto a ella. Quizá hoy, que volvía a tener que verla impartiendo clase, podría ser mi oportunidad de resarcirme y comprobar por mí mismo si aquello que vivimos fue real o simplemente una mera ilusión.

Sonó el timbre del centro y la profesora entró con paso acelerado. Hoy estaba increíblemente buena. Sus enormes tetas se marcaban en su camisa ceñida, y lucía una falda tremendamente corta que no dejaba nada a la imaginación. Su imagen me impactó una vez más, consiguiendo que me empalmara en mitad de clase. Era inevitable resistirse a sus encantos, y parecía que a ella le encantaba presumir y mostrarse sexy y atrevida durante aquella hora tan apasionante. Estábamos todos muy atentos a cualquier movimiento que hiciera, recorriendo su sensual cuerpo con nuestros ojos lascivos e imaginándonosla desnuda en todo momento.

Al finalizar la clase, todos fueron saliendo del aula hasta dejarla completamente vacía. Los únicos que quedamos fuimos mi profesora y yo. Me había hecho el despistado recogiendo los libros de texto y mi mochila para poder quedarme a solas con ella. AL verme, me guiñó un ojo y se acercó hasta mi mesa. El corazón se me aceleró hasta límites insospechados, sintiendo una enorme excitación con cada paso que daba hacia mí. Cuando llegó, se colocó frente a mí y me dedicó una sonrisa de las que hacen época. Estaba tan sexy y atractiva que no pude resistirme y me lancé hacia ella sin dudarlo dos veces. Nos besamos con una furia animal mientras en el pasillo el resto de compañeros seguían chillando y hablando de sus tonterías.

Entusiasmado, hundí mi cara entre las enormes tetas de ella. Aspiré profundamente embriagándome de todo el aroma que desprendían. Era una auténtica delicia sentir todo el calor que desprendían sobre mi rostro, y me hubiera podido quedar en esa posición horas y más horas si no fuera porque ella se retiró unos minutos para empezar a desnudarse. La vi tan animada que yo también me lancé de lleno, quitándome la ropa con unas ganas locas hasta quedarme completamente desnudo. Mi polla estaba tan dura y caliente que parecía que iba a reventar de un momento a otro. Sin previo aviso, ella se agachó y me la empezó a comer como si fuera una auténtica profesional. Chupaba con tantas ganas que con cada lametazo que me metía, conseguía que alcanzara el placer sexual más intenso de toda mi vida. Acostumbrado a pajearme día sí y día también, haber conseguido tirarme a mi profesora en dos ocasiones diferentes estaba siendo todo un logro y una experiencia totalmente única.

Continuará…

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

1 Comentario