sexo profesora cachonda parte 4 relato erotico

Nos habíamos quedado en un momento crucial, ya que mientras mi profesora y yo estábamos sumidos en el sexo más loco y desinhibido jamás imaginado, una persona entró de repente en la habitación y nos pilló de pleno. Nuestras caras eran un auténtico poema, ya que no sabíamos cómo reaccionar ni qué decir ni hacer. Temíamos que nuestra fogosidad sexual pudiera acarrearnos serios problemas en el centro. Ella podía ser despedida y cesada como profesora para el resto de su vida, y yo podía ser expulsado y no poder graduarme. Desde luego, motivos para estar asustados nos sobraban en aquel preciso momento.

Sin embargo, nos sorprendimos al ver que la persona que entró en el aula, que era ni más ni menos que el mismísimo director del centro, se acercó hasta nosotros con una sonrisa pícara en la cara mientras se iba desnudando poco a poco. Estaba claro lo que se traía entre manos: quería formar parte de nuestra fiesta sexual y formar así un trío de vicio y desenfreno. A cambio, él no diría nada a nadie y aquel secreto pasaría de estar custodiado por dos personas a guardarlo entre tres. Ella y yo nos miramos con cara de sorpresa, y con un gesto con la cabeza, ella asintió y aceptó de inmediato follar con nosotros dos al mismo tiempo.

Yo nunca había formado un trío con dos mujeres, mucho menos con una mujer y un hombre al mismo tiempo. Sin embargo, sabía que no me quedaba otra que pasar por el aro si quería rematar la faena con ella. De modo que me mostré abierto y receptivo a compartir el polvo con él. Decidimos que lo mejor sería que mientras yo continuaba follándole el coño, él le iba a petar el culito a base de bien. Nos organizamos de maravilla, y a los pocos minutos ya estábamos dale que te pego al asunto. Ella parecía toda una profesional en lo suyo, ya que era capaz de soportar nuestras pollas por ambos lados de su cuerpo con una facilidad increíble. Tumbándonos sobre la mesa del aula uno sobre el otro, ella situada en el centro era capaz de provocarnos placer con sus movimientos seguros y rítmicos. Movía su cuerpo consiguiendo que mientras le estaban dando duro por detrás, yo siguiera clavándole la polla hasta el fondo. Desde luego, no podía imaginarme una situación  mejor en aquel momento.

Finalmente no pude contenerme y me corrí en todo su coño, llenándoselo de mi leche caliente y espesa. Sin embargo, como el director y ella aún no habían acabado, me retiré y me dediqué a observarles en plena acción sexual. Descubrí que estaba gozando de lo lindo viendo como aquellos dos follaban a saco y sin parar. Me di cuenta que me estaba convirtiendo en todo un voyeur y me encantaba la idea. Poder espiarles mientras protagonizaban una escena de sexo anal tremendamente sugerente era para mí lo más. Aún tenía el calentón de haberme corrido dentro de ella, y el saber que yo también había formado parte de todo aquello me ponía aún más cachondo, así que empecé a pajearme mientras contemplaba la escena.

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?

2 Comentarios