un trio poco convencional primera parte relato erotico

Desde luego que esta situación a la que me estaba enfrentando en estos momentos no ocurría todos los días. No es habitual que dos de tus mejores amigas accedan a montarse un trío sexual contigo a la primera de cambio. Yo lo propuse entre bromas, como el que no quiere la cosa. Sin embargo, tanto Lucía como Olga se mostraron totalmente receptivas desde el primer momento. Habíamos bebido un poco y nuestros niveles de pudor habían bajado considerablemente. Por eso, al encontrarnos los tres en mi apartamento y empezar con los roces y los jueguecitos previos, me puse tremendamente cachondo y tuve que soltarles las frase:

¿Os imagináis que acabáramos follando los tres esta noche? ¡Jajaja, sería la leche! – dije como el que no quiere la cosa. Cuál fue mi sorpresa cuando las dos dejaron de reír y empezaron a tocarme la entrepierna con sus delicadas manos. Yo me empalmé al momento, y cuanto más cachondo me ponía, con más ganas me rozaban la polla. No había duda de que habíamos llegado a un punto de no retorno, y nada podía ya frenar aquel tren cargado de deseo y seducción.

Desnudé con mis propias manos a Olga, una chica rubia despampanante y con una carita de ángel que te enamoraba a primera vista. Después hice lo propio con Lucía, una morena aguerrida y tremendamente sexual, dispuesta siempre a mostrarse de manera desinhibida y sin tapujos frente a los demás. Aún y así, nunca pensé que acabaría follándomelas, y mucho menos al mismo tiempo. Cuando los tres estuvimos completamente desnudos, ellas se amarraron a mi polla dura y empezaron a chupármela como si no hubiera un mañana. Ambas tenían un apetito voraz, y me rozaban el capullo con la punta de sus lenguas provocándome mil y un cosquilleos de placer intenso. Yo disfrutaba tremendamente viendo cómo se peleaban entre ellas para conseguir chupármela más rato, y les calmaba diciéndoles que no se preocuparan, que tenía polla suficiente para las dos y para quien hiciera falta. Y la verdad es que no mentía, porque la situación era tan excitante que tenía mi pene erecto en carne viva, a punto de reventar de tan cachondo como estaba.

Tras aquella deliciosa sesión de sexo oral, decidimos pasar a la acción más intensa. Nos pusimos de acuerdo para que la primera en ser penetrada fuera Lucía, la chica morena. Aún y así, no queríamos hacer el típico trío aburrido encima de una cama, en el que simplemente me follara a una y la otra se quedara mirando, ni mucho menos. Decidimos acercarnos al sofá y agarrando fuertemente los muslos de Lucía, empecé a follarle su dulce coñito por detrás. Mientras, Olga se puso debajo de nosotros y lamía los pezones de Olga con unas ganas tremendas. Aquella era una posición estupenda, ya que todos participábamos en mayor o menor medida de aquella fiesta sexual sin límites. La noche era joven, y pese a que sabíamos cómo había empezado todo, no teníamos ni idea de cómo terminaríamos.

Continuará…

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?