trio poco convencional segunda parte realto erotico

Yo seguía follando a Lucía, mientras que Olga le lamía las tetas a la muchacha con un hambre voraz. Me di cuenta de que me encontraba con dos auténticas viciosas que estaban a mi mismo nivel en cuanto a ganas de sexo se refiere, y eso me dio vía libre para proponer todo tipo de cosas en nuestra pequeña gran fiesta sexual. Tanto es así que propuse a ambas si querían continuar con el folleteo en la ducha. Ellas aceptaron de buen grado, como no podía ser de otra manera. Todo lo que fuera variar a la hora de practicar nuestro trío sexual era bien recibido por aquellas dos fieras en la cama.

Cogí de una mano a Olga y de la otra a Lucía y me las llevé directamente a mi cuarto de baño. Encendí la ducha y mientras esperábamos a que el agua saliera caliente, nosotros fuimos caldeando el ambiente entre roces y jugueteos varios. Nos besábamos los tres a la vez, y para mí era una delicia ver como aquellas dos bellezas se peleaban por mis huesos y se disputaban el poder pegarme un morreo en condiciones. Al momento empezaron a enrollarse entre ellas, poniéndome a mi tremendamente cachondo. Cuando ya estaba como una moto y no podía más, necesitaba formar parte de aquella escena tan erótica, así que las invité a que entraran en la ducha y los tres juntos nos sumiéramos en una acción sexual trepidante y sin freno.

Una vez que el agua nos empezó a cubrir nuestros cuerpos desnudos y entregados a la acción más placentera, nos abrazamos y nos colmamos de besos y caricias por doquier. Teníamos que volver a ponernos a tono para retomar la pasión que arrastrábamos de haber tenido sexo en el sofá, pero sabía que para nosotros aquello no iba a suponer ningún problema. Realmente, en muy pocos segundos yo ya estaba totalmente empalmado y ellas completamente receptivas a ser folladas a saco mientras el agua de la ducha nos acariciaba la piel.

Gracias a que la ducha de mi apartamento era bastante espaciosa, no tuvimos problemas para situarnos y empezar a follar como locos. En esta ocasión era el turno para que Olga recibiera mi polla directamente en su coñito hambriento. Sabía que el rollito lésbico de antes le había sabido a poco, y lo que ella quería era notar mi pene erecto dentro de su ser. Pues dicho y hecho, me abrí paso entre sus piernas y se la clavé hasta el fondo sin pensármelo dos veces. Ella gemía como una perra con cada embestida que le daba a su cuerpo sensual. Lucía se colocó detrás de mí y no dejaba de frotar su vagina contra mi culo. Yo era consciente de que no podía follarme a aquellas dos chicas al mismo tiempo, pero mientras penetraba a Olga, introduje un par de dedos en el coño de Lucía y empecé a masturbarla como ella se merecía. Estaba provocando placer a aquellas dos muchachas al mismo tiempo, pero el placer que yo estaba recibiendo de todo aquello estaba multiplicado por dos. Si el sexo en el sofá había sido estupendo, el que estábamos teniendo en la ducha estaba siendo brutal.

Continuará…

Categorias XXX - Relatos Eroticos
Relato Erótico o Noticia subida el

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?