Nunca un ladrón había tenido tanta suerte como este. Él entra silenciosamente en la habitación de Valentina Nappi y ella lo deja inconsciente de un golpe en la cabe. Cuando se despierta tiene a dos hermosas hembras comiéndole la polla e inmovilizándolo para darle una buena sesión de sexo duro como castigo.

Comentarios cachondos

¿Qué te parece el video? ¿Te va la marcha?